El alcance del sublevación

 

 

 

                     Hemos advertido, demorándonos sobre varias obras, que diferentes maneras de transmitir sus ideales, indignaciones. Todos los artistas lo hicieron a su manera, con sus ideas y ámbitos de competencia. Sin embargo, todas las realizaciones tenían el mismo objetivo: hacer reaccionar. Pues, vamos a ver ahora qué alcance tenían estas varias obras y lo que mantener de eso hoy.

Mucho después de realizaciones, estas obras no legraron hacer cambiar las mentalidades de los dirigentes políticos mundiales. Cada uno quedó con sus posiciones y eso porque había apuesta más importante que estaba en juego. En efecto, el día anterior de la Segunda guerra mundial los principales beligerantes de ella estuvieron concernidos por la Guerra civil de España. Como los dos grandes dictadores fascistas, Hitler y Mussolini, querían sostener al general Franco, aportar su propia ayuda al campo republicano fue una especie de afrenta. Ahora bien, durante estos tiempos turbios, el dirigente alemán no necesitó un nuevo motivo que aumentó su deseo de dominación. En efecto, la comunidad internacional estaba en una inestabilidad total y la mayoría de los países intentó en vano evitar el conflicto mundial. Pues, las obras realizadas por sus contempéranos no influenciaron nunca a los políticos que se preocupaban por salvar sus propios pueblos. Estos últimos no realizaron que España era una especie de campo de entrenamiento para los dos dictadores que estaban probando sus estrategias y sus nuevos armamentos. Es porque, durante toda la guerra, y a pesar de las numerosas intervenciones de los intelectuales de la época, los apoyos no cambiaron nunca: el URSS ayudó a los republicanos e Italia y Alemana ayudaron a los nacionales mientras que Francia e Inglaterra respectaban el pacto de no-intervención.

Pero esta guerra tuvo un impacto mucho más fuerte sobre la población mundial: dividió y apasionó a las poblaciones. Las poblaciones no conocían la situación a causa de los gobiernos que intentaban ignorarla. Pues, fueron los artistas que defendieron la causa de la península ibérica que cayo poco a poco en manos de los fascistas. Porque algunas palabras, como las de Picasso que era muy famoso ya, tuvieron un peso sobre sus contempéranos. En efecto, ver así los diferentes artistas e intelectuales de la época tomar partido por un campo hace nacer interrogaciones en los espíritus. La indignación de la población es además probablemente acentuada durante la exposición internacional de Paris, en 1937. En efecto, la pintura de Pablo Picasso que hemos estudiado anteriormente, Guernica, fue expuesta. Pues, los visitantes podían ver la dimensión horrible de esta Guerra. Los acontecimientos que pasaban relativamente lejos de ella, la población probablemente no realizaba realmente. Así, con la exposición fueron obligados a ver la figura totalmente desfigurada de España. Además, si algunos escritores como Hemingway, que escribió  Por quien doblas las campanas, un libro que se inspira de su vida durante la Guerra civil española mientras periodista, se enrolaron en las Brigadas internacionales, es que había por aquí una real causa que defender. Eso explica en parte el apasionamiento de los jóvenes que, como sus modelos intelectuales, se enrolaron en estas brigadas. El pueblo también fue sensibilizado a los donativos gracias a algunas obras como el cartel de Miró que hemos visto más pronto durante nuestro TPE. Así, el gobierno de la península ibérica podía comprar más materiales de guerra.

En cuanto a la población español, pienso que no se dio realmente cuanta del apoyo que los artistas le dieron. Porque, durante la Guerra civil, es todo el territorio que fue totalmente destruido: la única  preocupación era sobrevivir. Una economía de guerra puesta en marcha y la población no va más a los sitios de cultura, se contenta con comprar lo que necesita para comer y encontrar un lugar para estar en seguridad. Tiene también que saber que luego, sobre el comandito del general Franco, la censura fue muy fuerte. Así, el pueblo estaba muy poco al corriente de la opinión pública mundial sobre la situación de su país.

Aunque los artistas probablemente no pensaron, en la época de los hechos, en la posteridad de sus obras, el compromiso de estos numerosos intelectuales permitió hacerle adquirir una dimensión legendaria e internacional que perdura. Sus realizaciones permiten hoy en día ilustrar historia y ejercer nuestro deber de memoria gracia a la organización puntual de exposiciones reuniendo las varias pinturas y esculturas.

Además, como cada sublevación artística, este compromiso, que ha empujado las artistas a producir numerosas obras, ha permitido el avance de los movimientos artísticos presentes así como la creación de producción inevitable ya.

 

Así esta sublevación artística no podía animar la moral de la población española pero la ha sin duda ayudada porque permitió que la situación fuera conocida en todo el mundo.