Una posición ideológica

                        Esta guerra causa en la población española un susto al diario. Después el bombarda de Guernica, el mundo sabe: los extremistas, fascistas o nazis, estaban preparados a todos y no hesiten a matar inocentes sin razón. Es en una preocupación incesante que los españoles viven por esta época. Sin embargo, en el resto del mundo esta situación queda descuidada: Hitler se rearme (hace construir tanques y aviones de cazas) y hace miedo a toda la comunidad europea. Ella prefiere no reaccionar y desea así evitar un conflicto igual que la primera guerra mundial. Como los gobiernos hacen como si no se pasa nade, la población no se preocupa de la guerra española: sabe confusamente lo que paso, pero hacia como si fuera un país lejano y que no puede ayudarle. Este conflicto constriñe los artistas a reaccionar, este movimiento permite una difusión mundial de la guerra española. Se sentían como investidos de una misión: hacer de la situación española una situación famosa para que las poblaciones reaccionen. Para eso, las imágenes están ideales. Permiten transmitir un mensaje en un lenguaje universal, el de los símbolos, y así reunir piezas de un rompecabezas a veces barroso o incompleto. Efectivamente, si los artistas estaban famosos, sus mensajes serán emitidos muy rápidamente. Además, las imagen a veces chocante, vuelven en cuestión el gobierno Franquista, pero también la ausencia de ración de cada uno. Así una alarma fue tirada para que las poblaciones tomen conciencia de la situación. Estas obras están también realizadas para ser divulgadas en España, para mostrar a la población y a la resistencia que no están solo, aunque si se parece. En efecto, muchos obras tomen partido para un bando, y vuelven así medios de propaganda independiente del gobierno. Porque siempre, el artista representa la libertad de expresión, y se debe de vehicular sus ideas. Durante este contexto, algunos pintores igual que Miro, que apoyan el bando republicano en solicitan donaciones, hacen así reaccionar conforme de sus ideologías respectivas. Además, aunque los autores de estas obras no tenían consensua de este aspecto al momento, esta rebelión artística permite ahora dejar un recuerdo del horror y del absurdo de esta guerra. Es en efecto gracia a ellos que las generaciones futuras podrán ilustrar el historia. Así toda la comunidad artística protesta. En efecto veremos más tarde que algunos han realizado pinturas, carteles o estampillas mientras que otros han escrito, realizado películas o toma fotos. El artista, principalmente si está comprometido, es siempre asociado con libertad. En efecto, es el, con su pincel, su pluma o su camera que representa la sociedad tanto como la ve, o como la quería. Toma así el riesgo de desagradar con su honestada, que no fuera una calidad cuando no está elogiosa. Es así en los momentos más duros, cuando el Hombre muestra toda su fealdad que los artistas comprometidos desarreglan. No deben imaginar, la inspiración esta bajo de sus ojos. Es lo que sucedió por el siglo 20. El artista, tenía solo mirar España para ver todo lo que puede causar la envidia, el orgullo, la ambición y el odio. Pues claro el artista toma parte, por una ideología o su opinión. Primero, veremos las ideologías de los artistas para entender las motivaciones políticas que más que el indignación les obligo a hacer obras.

 

la pintura no está hecha para decorar las habitaciones.

Es un instrumento de guerra ofensivo y defensivo.

                                                                           PABLO PICASSO

 

Durante nuestro TPE, vamos a estudiar varias obras. Veremos que todos los artistas no ven la guerra de la misma manera y eso por una simple razón: no pertenecen a los mismos movimientos políticos y no tienen la misma experiencia de vida. Sin embargo, podemos observar que algunos tienen numerosos pensamientos en común.

En efecto, muchos artistas del siglo XX, igual que la mayor parte de sus contemporáneos, apoyan el gobierno legítimo que fue elegido en las elecciones de 1936. Entre los que vamos a estudiar, Pablo Picasso, Javier Bueno, Robert Capa, Pablo Neruda, André Malraux y Georges Bernanos pertenecían al republicanismo. Otros, como Max Ernst y Joan Miro, aunque no dicen abiertamente a qué partido pertenecen, pintaron obras que le apoyan.

En este régimen político, el pueblo es soberano gracias a los representantes que han elegido. El republicanismo da al estado una gran importancia. Además, en esta ideología, la ley es un medio para tener lo más de libertades posible sin usurpar las de los otros. En España, durante el siglo XX, este régimen político tiene el nombre de Frente popular y se enfrenta al Frente nacional. Bajo este nombre, hay en realidad diferentes partidos que se juntan para luchar más eficazmente contra el enemigo común. Las más conocidas de estas diferentes doctrinas políticas son el socialismo, el comunismo, el capitalismo, el sindicalismo, el anarquismo y el radicalismo.

El socialismo es indudablemente uno de los partidos más importantes del Frente popular. Es también uno de los raros partidos de esta época que tiene hoy en día una situación importante en nuestras sociedades. Javier Bueno, un pintor español, estaba afiliado a esta política que defiende una nueva organización socioeconómica. El socialismo desea una mejor justicia y menos desigualdades. Sus valores fundamentales son la ausencia de clases sociales, la justicia, la solidaridad, la igualdad y la lucha contra el individualismo. Para los marxistas, el socialismo es el partido intermedio entre el final del capitalismo y el principio del comunismo. Para la mayoridad de la población, el socialismo es la denominación general para todos los partidos de izquierda.

Robert Capa, Pablo Picasso y André Malraux fueron partidarios del comunismo. Pablo Neruda también defendió esta política pero aún más que los otros artistas: fue el representante mundial del comunismo durante los años 1950. Este partido tristemente famoso por sus fracasos en varios países consiste en la abolición de la propiedad privada, de los medios de producción en beneficio de la colectividad. El comunismo desea la supresión total de las clases sociales. Este partido es la continuidad del socialismo empujado al extremo y también una alternativa al capitalismo. Podemos pensar que fue creado por Lenin pero sobre todo, el comunismo ha sido una dictadura y no es lo que quería Karl Marx. Así, lo que fue una utopía se conviertió en una pesadilla para el pueblo.

Ningún de los artistas que queremos estudiar pertenece a uno de los últimos cuatro partidos que componen el Frente popular pero vamos a hacer una pequeña descripción de cada uno.

El capitalismo es un régimen económico y jurídico en el cuál los medios de producción no pertenecen a los que los ponen en marcha. Está basado en la empresa privada, en las libertades de intercambios, en el poder de los accionistas, en la búsqueda de beneficios y en la acumulación del capital. El capitalismo moderno se traduce por un reparto de los capitales de una empresa entre varios propietarios que buscan una seguridad y quieren influenciar las decisiones políticas. El beneficio de la empresa se reparte entre el Estado y la empresa. Para los capitalistas, todos, y también el hombre, la educación, la investigación científica o el arte, es una mercancía y tiene un precio.

También encontramos en los partidos de izquierda el sindicalismo. Reagrupa todos los trabajadores en un sindicato para defender sus interés comúnes. Este partido político es revolucionario y quiere reagrupar todos los medios de producción y los asalariados que trabajan en uno mismo sector para imponer cambios.

El anarquismo rechaza todas las jerarquías y autoridades. Este movimiento político y filosófico critica todas las instituciones como el capitalismo, el ejército, la policía, la religión, la familia patriarcal y también el Estado al que quiere eliminar. Los anarquistas piensan que la libertad permite al Hombre de alcanzar todo su potencial. Es porque preconiza que el Hombre tiene que ser libre de determinarse solo y sin coacción.

El último partido de izquierdas que tiene una cantidad importante de miembros en esa época es el radicalismo. Esta doctrina política nació en Inglaterra en el siglo XVIII. El radicalismo defiende las reformas liberales extremas en la organización del país. Está basado sobre “lo más posible de felicidad para el máximo de personas”. El radicalism angalius permitió la instauración del sufragio universal. Este partido político rechaza todos los arreglos: desea numerosos cambios, principalmente en los sectores políticos y económicos.

Pero, aunque estos varios partidos tengan que hacer uno, no habrá nunca una real unidad política como la de los nacionales. En efecto, como podemos ver a través de estas descripciones, los varios movimientos del Frente popular no tienen la misma visión del gobierno ideal. Se han reunido durante el siglo XX solo porque fue una necesidad. Además, no hay realmente igualdad en el Frente popular: algunos partidos, como el de Manuel Azaña, tienen más importancia que los otros y toman la mayoría de las decisiones. Esta falta de organización equitativa y de coherencia en el seno de esta grande familia política perjudicó enormemente al gobierno durante la guerra civil.

Sin embargo, el Frente popular reposa sobre valores morales permitiendo dar la palabra a toda la población. Además, durante este conflicto, fue opuesto a una ideología totalitaria, eso explica por qué la mayoría de los artistas de esa época consideró como un deber de defender este partido durante la Guerra civil. En efecto, defender el gobierno es el mejor medio de impedir una dictadura fascista.

                                         Pintura de Javier Bueno, El miliciano republicano

El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es la sarampión de la humanidad.

                                                                                                                                ALBERT EINSTEIN

 

El nacionalismo fue primera pensado como una política que quería la independencia de un país que estaba bajo la dominación de un otro. Puede también buscar a defender una cultura oprimida, negada o disuelta. Este movimiento político se basa en el derecho de los pueblos a disponer de ellos, lo que cree una independencia de Estado en el territorio nacional. Evolucionando por los años, el nacionalismo es finalmente una ideología política que da la primacía a su nación por informe a todas consideración en las relaciones internacionales. Esta forma de nacionalismo puede tener para origen temores que vienen de un peligro externo o de un enemigo. Puede así conducir a un aislamiento del Estado y a veces un vuelto a los valores iniciales. Sin embargo, cuando el nacionalismo viene de una voluntad de fuerza y de dominación, puede ser muy peligroso y conducir a un imperialismo por ejemplo. Es por eso que el nacionalismo fue al principio del fascismo italiano y del nazismo alemán.

En España, por el siglo 20, los nacionales que toman el poder se componen de varios partidos políticos de derecha. Habíamos por ejemplo los monarquismos partidarios de Alphonso XIII y los falangistas, partido que se puede comparar al fascismo y que fue fundado por el hijo del precedente dictador, Miguel Primo de Rivera. Pero había también los carlistas que aparecen en los años 1830 y que están al origen de las tres guerras civiles del siglo 19. Aunque no hubiera tan partidarios, el partido político conservador, l'UME (unión militar española) representaba también nacionales. Había también el partido parlamentario CEDA (confederación española de las derechas autónomas) que fue fundado en 1933 y un importante apoyo de los católicos conservadores.

Estos diferentes partidos habían todos la misma idea del gobierno, y se reunieron gracia el apoyo del ejército, en una familia política, el Frente nacional. Estos grupos políticos estaban divididos durante las elecciones del 16 de febrero 1936 pero se reunieron después para oponerse al Frente popular. Ellos se llamaban nacionales, pero sus o posantes les llamaban fascistas. Este partido político fuera mas tarde conocido por sus dictaduras a medida que Mussolini en Italia que da su apoyo a los nacionales españoles durante la guerra civil. El fascismo se puede comparar también al nazismo alemana que llevan ayuda a los nacionales. Después el fracaso electoral de febrero 1936, el nacionalismo intentaría un golpe de estado en julio, lo que resultara en una guerra civil. Cuando el general Franco toma el mando de los nacionales, los rebeldes fueran llamado franquistas.